Diana Morínigo

Diana Morínigo

Propietaria "Sí o Yes"

Empresa dedicada a la preparación y distribución de viandas saludables,  elaboración de coffe break y catering para eventos sociales y empresariales.

Conocimos a Diana Morínigo, propietaria de Sí o Yes, una empresa que nació hace 2 años en nuestro país. Diana es una persona alegre, creativa, inquieta y súper trabajadora. Ella vivió durante cinco años en Estados Unidos, habla inglés fluido y estando allá estudió Administración de Empresas con énfasis en Management en “Arapahoe Community College” en el Estado de Colorado. Al volver, luego de trabajar en algunas empresas, decidió emprender y dedicarse a lo que le encanta “cocinar”. Actualmente provee de almuerzos a trabajadores de la ciudad de Asunción y se van sumando adeptos que se deleitan con sus platos a diario. Lo principal es que estos clientes se sienten mimados con los deliciosos almuerzos preparados por Didí, que además de ser saludables, acortan las distancias, ya que esos sabores logran transportarnos más cerca de nuestros hogares.

Didí viene de una familia súper tradicional paraguaya, su mamá del Interior, su papá de la capital. Su mamá es ama de casa y su papá un trabajador forever, ya que sigue trabajando. Tiene cuatro hermanos. Se considera una persona súper feliz, que trata de ver las cosas positivamente.

Es única por su espontaneidad. No duda en decir lo que piensa siempre, independientemente de con quién hable o la posición que ocupe. Si le caes bien te va a sonreír y si no, simplemente te ignorará. Le gustaría ser un poco más organizada, canalizar sus ideas y ser más ordenada.

El camino recorrido…

Expresó que no es tan largo aún, sigue siendo joven. Cree que todas las decisiones tomadas, la hacen quien es ahora. Desde haber vivido en el extranjero durante cinco años, hasta volver al Paraguay dejando todo lo que amaba y empezar de cero. Conocer lo que era el trabajo, valerse por sí misma. Tener un trabajo que amaba pero no remuneraba lo que precisaba para vivir. Conseguir otro que pagaba más, pero al que odiaba ir. Todo la llevó a descubrir que lo que en verdad le gusta es “cocinar”, algo que ni siquiera estudió. Hoy se dedica 100% a eso. El camino andado sirvió para que encontrar su vocación y piensa seguir transitándolo, porque si uno no hace lo que le gusta, no llega a ningún lado. Entonces ella cocina, aún sin ser profesional certificada, a eso se dedica.

Las piedras encontradas

Reflexiona que su mayor obstáculo es luchar contra sus propias limitaciones, específicamente el desorden. Quiere demasiadas cosas, cuenta con un sinfín de ideas y no todo es realizable. Por lo que supone que su mayor problema, es querer hacer muchas cosas aun cuando el tiempo y los recursos son escasos. A veces uno quiere algo, que aunque cueste poco, no se puede realizar porque no hay plata, esa es la realidad.

Disfruta comer y estar con su familia, aunque a veces surjan diferencias. Es muy familiera y le fascina pasar tiempo con ellos.

Un día perfecto sería un domingo, donde no tiene que levantarse temprano, pero igual lo hace y con el mejor humor. Ese día estaría con sus seres queridos, harían un asadito. Sería una jornada sin lluvia, con solcito y sin tanto calor. Estar con quienes quiere, nada de otro mundo.

Su heroína de la vida real es su hermana, a quien considera perfecta. Es súper inteligente, ordenada y metódica casi en todo. Aprendió todo de ella, quien siempre está para orientarla. Si o Yes es una realidad, gracias al apoyo incondicional de su hermana, por lo que afirma que quisiera ser como ella algún día.

 ¿A dónde va?

Quiere crecer. En unos años se ve haciendo lo mismo pero más grande. Que sean muchas más que 30 o 40 viandas por día. Que Si o Yes sea reconocida en todos lados. Y tener un lugar que no esté abierto solo medio día sino que abra las 24 horas. Tener un “diner”, donde podes ir a comer todo el día o toda la noche. Un lugar así, que sea accesible para todos, esa es su meta.

Frase de cabecera

Si o yes. Sí o sí. Todo en esta vida se puede, sí o sí.