En un mundo globalizado, donde hace tiempo se empezó a buscar la paridad entre hombres y mujeres, las últimas eran consideradas como el sexo débil y luego, fueron ganando espacios y demostrando ser capaces de alcanzar sus sueños con disciplina y trabajo.

Si bien el mundo está compuesto por 50,5% de hombres y 49,5% de mujeres, las que juegan un rol fundamental son las que deciden la compra. Y aproximadamente 8 de cada 10 compras, son influenciadas por mujeres, según la Boston Consulting Group. Así que urge fijar la mirada en ellas y comunicar en femenino. El principal problema es que el porcentaje de mujeres ocupan cargos gerenciales sigue siendo ínfimo en relación al masculino, por lo que los mensajes son varoniles o neutros.

Las diferencias en la manera de pensar, sentir y reaccionar entre los hombres y las mujeres, están muy marcadas. Y cuando trasladamos esto al mundo digital, las estadísticas confirman que nosotras somos más activas que ellos en las redes sociales, porque compartimos contenidos, sugerimos y recomendamos.

De acuerdo a lo expresado por Gemma Cernuda en su Decálogo+1, experta en branding y comunicación en femenino, si queremos que las mujeres nos escuchen debemos: ser transparentes, humanizar el mensaje, ser empáticos, ser cómplices, ser resolutivos, etcétera.

Existe un sinfín de tipos de mujeres, están las decididas, las económicas, las dubitativas, las complejas, las racionales, las impulsivas, las emocionales y muchas más. Desde Cognitio te animamos a buscar entenderlas y aceptarlas para darles lo que ellas necesitan y prefieren. Vendas lo que vendas, sea un producto o servicio, sea para mujeres, niños, la casa o incluso hombres, considerá que casi siempre la decisión está en manos de mujeres, por lo que tomate tu tiempo, escuchalas y mostrales que tu marca es una fuente inagotable de soluciones para su vida. Dejate seducir por el Poder Rosa.